PLANIFICACIÓN

Soy una persona que en su vida (laboral y personal) lo planifica todo con mucha antelación. Después le haré más o menos caso a mi idea inicial, pero me sirve para pensar en pros y contras, en qué caminos me pueden llevar a un objetivo de manera más directa o con una base más sólida. En resumen, me ayudan a pensar durante un tiempo intensamente en ello pero nunca lo convierto en un dogma de fe ni mi planificación está escrita en piedra. 

En el deporte no podía ser menos.

Cuando comencé a correr, hace 10 años, el primer día no conseguí correr 5km seguidos. Aquel día decidí que haría un Ironman al cabo de un par de años. Para ello tocó dar los pasos correctos y evolucionar poco a poco. Hice mi primer IM en 2009. A finales de 2012 decidí que entre 2 o 2,5 años después haría un Doble IM. Lo hice nuevamente…y mientras corría los km’s finales, con más de 25h que llevaba sin parar y bastante perjudicado, estaba ya pensando en hacer la Spartathlon. Es el masoquismo de la ultradistancia. El horizonte de nuestros sueños es inalcanzable (joder, le voy a poner copyright a la frasecita de marras)

Nunca me han gustado las cosas fáciles. Si ya sé que puedo correr una maratón de asfalto, correr otra más no me supone ningún reto (sí, siempre está el hacerlo más rápido, pero hace tiempo que dejé la marquitis de lado). Así que después de ver que en 24h en pista corrí/caminé algo más de 200km’s me pregunté si podría correr 46 más en las 12h siguientes. En aquel momento sabía que no, tocaba mejorar muchos aspectos. Así que, cabeza, planificación…y me cogí entrenador para este reto.

¿Y por qué la parte solidaria de todo esto? Es muy fácil. Hoy, tú, yo, la gran mayoría de nosotros nos preguntaremos qué nos apetece comer. En muchos casos hasta decidimos en qué restaurante lo haremos en función de lo que nos ofrezcan. Hay gente que sencillamente se pregunta si hoy comerán. Sí, suena mucho a frase lacrimógena para tocar la fibra. Pero es una realidad mucho más brutal de lo que parece. Muchos, sin saberlo, conocéis a gente que va o ha ido al banco de alimentos por que no llegan a fin de mes. No son “desconocidos” a los que le pasa. Son nuestros vecinos, familia, amigos.

Formo parte de la junta de la asociación de Flipats pel Punktrail (sí, el nombre se las trae), desde su creación hace ya 6 años. Las Punktrails se iniciaron para realizar rutas  (NO carreras; no hay crono ni clasificación) más o menos corribles por poblaciones de la Cataluña central con dos objetivos fundamentales; que los Punktrailers asistentes no estuvieran obligados a pagar (era un momento de crisis económica y se ponían a la venta camisetas de compra voluntaria para que el que pudiese, pagase el gasto de avituallar al que no podía) y segundo objetivo y más importante: los participantes han de traer productos para el banco de alimentos. En estos 6 años habremos recaudado unas 45 toneladas.
El primer año que organicé la de El Pont de Vilomara, recuerdo el momento de ir al banco de alimentos a ver el total que se había recogido. Se me saltaban las lágrimas después de ver aquellos 1600kg recogidos gracias a la solidaridad de los Punktrailers.

Así que la parte difícil es entrenar todo lo que hay que entrenar para la Spartathlon. Sentarte en el sofá a enviar mails, tuits, modificar blog, buscar colaboradores, llamar por teléfono…es pesado, pero cuando comienzan a venir colaboraciones, cuando recibes mails de gente que hace números y da lo que buenamente puede…No os imagináis el subidón que da y las ganas que tengo de volver a salir a correr. Un hecho que no esperaba con todo esto es encontrarme corriendo y calculando mentalmente ¿”cuantos kg de comida hemos conseguido hoy”?

Así que en la coctelera unimos mi pasión (correr), vuestra solidaridad y con ello conseguimos ayudar a quienes más lo necesitan.

Gracias a todos. Me voy, que me toca correr unos cuantos kg’s de alimentos.

Anuncios